Skip to main content
Share on facebook
Share on twitter
Share on linkedin
Share on facebook
Share on twitter
Share on linkedin

Cómo combatir el aumento de peso de los niños durante la COVID-19

Written By: Jeannette Sanchez, UTHealth | Updated: September 21, 2020
combating childhood obesity with exercise

La tristemente célebre frase “las 15 de la cuarentena”, una referencia al aumento de libras durante la pandemia, afecta incluso a los más jóvenes de los estadounidenses, según UT Physicians, que tiene la evidencia ante sus ojos a través de las citas de telemedicina.

Mientras la pandemia sigue haciendo estragos, con retraso en las aperturas escolares y la posible continuación del aprendizaje virtual para todos, el problema podría empeorar, causando problemas de salud negativos y persistentes para una generación de jóvenes.

Joyce P. Samuel, MD
Joyce P. Samuel, MD

“Durante el año escolar, la mayoría de los padres confían en que las escuelas proporcionen a los niños ejercicio regular”, afirmó la Dra. Joyce Samuel, nefróloga pediátrica en UT Physicians y profesora adjunta de Pediatría en la Escuela de Medicina McGovern de University of Texas Health Science Center at Houston (UTHealth). “Debido a la situación en curso que rodea a la COVID-19, es importante que los padres presten atención a la salud de sus hijos y se aseguren de que hagan el ejercicio y reciban la nutrición adecuados para evitar la obesidad infantil”.

La educación en línea elimina la oportunidad de que los niños caminen a la escuela, hagan ejercicio en el gimnasio o corran en los recreos, todo lo que proporciona mucho ejercicio. Se añade a esto el estrés de vivir en un tiempo de incertidumbre a lo que los niños pueden reaccionar comiendo refrigerios azucarados y ricos en grasas, lo que conduce a hábitos alimenticios poco saludables que pueden contribuir a un aumento de peso y poner en peligro su salud a largo plazo.

Según los Centros para el Control y la Prevención de Enfermedades (Centers for Disease Control and Prevention, CDC), casi el 20 % de los niños en EE. UU. son obesos.

“La obesidad suele deberse a múltiples factores, que incluye consumir demasiados alimentos y bebidas con muchas calorías y pocos nutrientes, hábitos de sueño poco saludables y demasiada pantalla y vida sedentaria, lo que conlleva a falta de actividad física”, dijo Samuel.

La obesidad infantil supone muchos riesgos. Los niños con sobrepeso presentan un alto riesgo de tener las siguientes enfermedades:

  • Diabetes
  • Presión arterial alta
  • Colesterol alto
  • Problemas respiratorios, como asma
  • Problemas psicológicos, como ansiedad, depresión y baja autoestima

“Es muy probable que los niños que desarrollan hábitos poco saludables lleven estos rasgos a la edad adulta, por lo que es importante combatir estos problemas a una edad temprana para evitar estos riesgos”, afirmó Samuel.

Puede que sea difícil para los padres encontrar maneras de mantener activos a sus hijos, ya que los niños están pasando la mayoría del tiempo en casa debido a las precauciones por la COVID-19. Sin embargo, Samuel afirma, incluso sin acceso al gimnasio, los centros de recreación o los programas de ejercicios de la escuela, las familias todavía pueden encontrar maneras de mantener activos a sus hijos.

“Hay muchas aplicaciones con videos de sesiones de ejercicio breves para hacer en casa que suelen requerir poco o ningún equipamiento. Otra opción es salir a dar un paseo diario de 30 minutos caminando o trotando. Siempre y cuando se mantenga el distanciamiento social y se permanezca entre los miembros de la casa, esta es una manera segura de tomar algo de aire fresco y hacer ejercicio regular”, dijo Samuel.

La dieta y el ejercicio son factores esenciales para combatir la obesidad. Debido a que la mayoría de niños están acostumbrados a las rutinas, se anima a los padres a crear un programa, priorizar la salud de su hijo y practicar buenos hábitos de ejercicio. La Dra. Deborah Horn, DO, MPH, directora médica de Center for Obesity Medicine and Metabolic Performance en UTHealth ofreció la siguiente dieta y consejos de ejercicio para el hogar para ayudar a minimizar el aumento de peso.

Dieta

  • Proporcione a los niños comidas que tengan tanto proteínas como productos agrícolas.
    • Las frutas y verduras congeladas son una buena alternativa económica a los productos frescos, siempre y cuando no haya azúcar añadida, jarabe o sal.
  • Limite la cantidad de bebidas y refrigerios no saludables.
    • Evite los refrigerios ricos en grasa y azúcar, como las papas fritas, las galletas y las golosinas de goma.
    • Evite el consumo de bebidas azucaradas como refrescos, jugos y bebidas isotónicas, y beba agua en su lugar.

Ejercicio

  • Inicio sencillo: muévase de 3 a 5 minutos cada hora.
    • Saltar la cuerda o correr ayuda a fortalecer los huesos.
    • Jugar a juegos como el tira y afloja sirve para fortalecer los músculos.
    • La actividad aeróbica, como andar en bicicleta o caminar, es saludable para el corazón.
  • Programe en un calendario hacer ejercicio varias veces a la semana.
  • Haga actividades entretenidas e intente ejercicios nuevos, como los siguientes:
    • Deportes al aire libre
    • Andar en monopatín
    • Juegos de persecución
    • Búsqueda del tesoro en el vecindario

Además de la dieta y el ejercicio regulares, Samuel indica que se debe tener una cantidad adecuada de horas de sueño por noche, entre 8 y 10 horas por noche para los adolescentes y entre 9 y 12 horas por noche para los niños de entre 6 y 12 años. La reducción del tiempo de pantalla también puede contribuir a reducir el riesgo de obesidad.

“Se ha demostrado que acostarse tarde está asociado a la obesidad, por lo que guardar los dispositivos a un horario razonable y regresar a una rutina de sueño más habitual es otra forma de combatir la obesidad”, afirmó.

La COVID-19 ha alterado la vida de muchas personas, y los niños no son la excepción.

“Como padres, necesitamos comprender que el ejercicio y una dieta saludable proporcionan grandes beneficios para el cuerpo y la mente de nuestros hijos”, afirmó Samuel. “Muchos niños están estresados ahora debido a toda la incertidumbre que rodea a la COVID-19, y hacer ejercicio regular es una manera estupenda de aliviar el estrés y desarrollar hábitos saludables a una edad joven”.

As the clinical practice of McGovern Medical School at UTHealth Houston, UT Physicians has locations across the Greater Houston area to serve the community. To schedule an appointment, call 888-4UT-DOCS.